„Las prendas que Maritza Studart muestra en la serie "princesa" son, sin excepción, regalos, seleccionados por familiares, amigos, conocidos y abuelos: Tejidos compuestos por proyecciones, deseos y expectativas en relación al destinatario de los vestidos, la hija de la artista.

En el estilo de un inventario, cada vestido individual es tomado de los archivos del armario y es puesto en escena con un fondo negro. Las imágenes recuerdan los inventarios de imágenes de colecciones etnológicas, con fotografías del vestuario de los habitantes de pueblos indígenas, que producen imágenes del “extraño“ y una alteración, contra la cual se supone que se puede formular la identidad de los observadores. La vestimenta se vuelve una promesa y búsqueda constante de individualización".

Neli Wagner, Historiadora de arte